Hoy queremos avanzar un poco más y enseñarte los mejores ejercicios de Mindfulness. Son cosas que puedes hacer en casa, y que te ayudarán mucho a disfrutar más de la vida.

El imparable avance de la tecnología ha traido a nuestras vidas una sobreestimulación constante. Y no es que esto sea totalmente negativo, porque hay muchas cosas buenas en el hecho de haber descubierto tanto,  y haber conseguido llegar hasta aquí.

Pero lo cierto es que la rápida estimulación de nuestros sentidos, mediante las pantallas, la explosión de colores y sonidos, ha hecho que nos olvidemos de una cosa fundamental: conectar con nosotros mismos. Estimularnos de forma natural solamente con las cosas más sencillas.

Esta es la base principal del Mindfulness. Ya te hemos contado qué es exactamente esta disciplina, y lo importante que es para cuidar nuestra salud mental. Por ello, y sobre todo si notas una absoluta desconexión en la comunicación con tu propia mente y tu propio cuerpo, te recomendamos que sigas leyendo nuestro artículo.

¡Vamos a ver los mejores ejercicios de Mindfulness para sentirnos mejor!

Los mejores ejercicios de Mindfulness

¿Sientes que no puedes dedicar un solo minuto a reconectar contigo mismo en tu ajetreada vida? ¡Esto es algo muy común! Pero te podemos asegurar que dedicas muchos más minutos de los que crees a actividades que no te reportan nada positivo.

Normalmente las personas llegan a la conclusión de que necesitan una mejor comunicación con su cuerpo y mente cuando les pasa algo malo. Por ejemplo cuando tienen algún problema laboral o personal, y de repente llega una emoción negativa con la que nunca antes habían tratado.

Podemos adelantarnos a esto, y conversar con nuestra mente de forma diaria. Esto se hace mediante ejercicios de mindfulness, que nos ayudarán a conocer mejor las emociones y, por tanto, aprender a gestionar mejor cualquier cosa que nos pase en un futuro.

¡Vamos a ver algunos sencillos ejercicios de mindfulness que te recomendamos!

Identificar nuestros pensamientos

En la meditación oriental tradicional el objetivo principal es dejar la mente en blanco para encontrar la paz. Pero nosotros sabemos que esto es muy difícil en nuestro contexto, porque estamos acostumbrados a tener la mente muy agitada.

Sin embargo si podemos centrar nuestra mente en un pensamiento muy concreto, y dedicarle tiempo único. Esto te va a servir a controlar los pensamientos intrusivos, y también a medir la ansiedad. Por ejemplo, podemos centrarnos en un pensamiento muy específico como es el que llega cuando te observas a tí mismo en un espejo. Debes centrarte solamente en eso, en la observación de tu propio rostro y lo que este te sugiere, y no dejar que reflexiones sobre el pasado o el futuro se entrometan.

Reflexionar sobre las emociones

técnicas mindfulness

¿Alguna vez has dejado a un lado tus emociones porque simplemente no tenías tiempo para dejarte llevar por ellas? ¡Seguro que te sientes identificado!

Día a día vivimos muchas cosas, y nos obligamos a no sentirnos de ninguna forma al respecto porque tenemos otras cosas que hacer. Pero llega un día en el que el montón de emociones dejadas a un lado es pesadísimo, y explota.

Por eso uno de los mejores ejercicios de mindfulness es dar tiempo diario a esas emociones, dejarte empapar por ellas. Al principio traerán tristeza y angustia, quizás, pero cuando nos acostumbremos a sentirlo, nos traerá paz mental saber que eso es todo, que podemos seguir y que ya conocemos la sensación.

El escáner corporal

Otro ejercicio de mindfulness que puede ayudarte a estar en paz es el llamado escáner corporal. Un buen momento para hacerlo es justo antes de dormir, cuando ya estamos en la cama a oscuras.

Este ejercicio consiste en intentar identificar lo que sucede en cada centímetro de nuestro cuerpo. Puedes empezar centrándote en tu respiración, para despues empezar de arriba a abajo a observar mentalmente los miembros del cuerpo. Desde las orejas, pasando por los ojos, la nariz, la boca, el cuello y así progresivamente hasta llegar a los dedos de los pies.

Para que sepas cómo de útil puede ser este tipo de meditación, existe un estudio realizado por el doctor Jason C. Ong en el que se relaciona directamente la meditación con la mejora de los episodios de insomnio.

Dar espacio a los sonidos

ejercicio de control mental

La estimulación auditiva es uno de los ejercicios de mindfulness más útiles, sobre todo cuando estás empezando en esta disciplina. Así, puedes probar a dedicar cinco minutos cada día a cerrar los ojos y meditar sobre los diferentes sonidos que escuchas: intentar identificarnos y centrarte únicamente en ellos.

Cuando escuchamos sonidos, sobre todo los que ya conocemos, obviamente vienen a nuestra mente recuerdos y sensaciones que asociamos con ellos. La idea de este ejercicio de mindfulness es intentar disociar nuestros pensamientos sobre esos sonidos y centrarnos simplemente en el sonido en si.

La identificación de sabores

ejercicios de mindfulness

Por último, otro de los mejores ejercicios de mindfulness se puede hacer mientras comemos. Este es uno de los que más recomendamos a las personas que empiezan con esta disciplina, porque no conlleva un tiempo extra sino que se puede realizar mientras llevamos a cabo uno de los parones naturales en nuestro día a día.

¿Mientras comes sueles mirar alguna red social o algo del móvil? ¿Enciendes la televisión para acompañar a tu comida? ¡Estamos seguros de que si! Pues la idea de este ejercicio es que te centres exclusivamente en el mero de hecho de comer.

Probar la comida, disfrutar de cada uno de los sabores que se mezclan en la boca y disfrutar de ellos. ¿Qué tal una reflexión sobre el contraste de texturas y sabores que tiene cada comida? También puede ayudarte cerrar los ojos y pensar sobre cómo esa comida está entrando en tu cuerpo, qué aporte positivo van a traer los nutrientes que estás ingiriendo.

Comer trae sensaciones que son agradables, y si dedicamos tiempo a ejercitar nuestro cerebro en reflexionar sobre esas sensaciones agradables, entonces podremos también traer esa energía positiva y buena sensación en otros momentos en los que lo necesitemos.

Conclusiones

Como ves, es realmente fácil introducir poco a poco el mindfulness en nuestra vida. Por supuesto, el siguiente paso que te recomendamos es contactar con profesionales de la materia para que te guíen en el avance de estas técnicas, y así puedas cada vez más controlar tu mente y aportarle una buena salud.

¿Te gustaría leer más sobre otros ejercicios de mindfulness? ¿En qué otros parámetros de la vida puede ayudarnos? O simplemente conocer más curiosidades de mindfulness que sean útiles para tu día a día. Entonces puedes echar un vistazo de vez en cuando a nuestro blog, donde te hablamos pormenorizadamente de todo ello.

¡Gracias por leernos! Y siempre que lo quieras, puedes ponerte en contacto con nosotros para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.