Según el diccionario de neologismos, la gestión emocional es la capacidad que tiene una persona de manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones y las de los demás. Todo ello con eficiencia y el objetivo de generar resultados positivos.

La gestión emocional es la asignatura que todos debemos aprender. Saber cómo expresar nuestras emociones de forma sana es el único camino para aprender a querernos. Aunque haya personas con más camino recorrido hacia la gestión emocional que otras, todos necesitamos un ligero aprendizaje al respecto. Es posible que hayas notado alguna vez que no estabas manejando una situación como esperabas: esto causa frustración e inseguridad, dos malos compañeros para tu vida.

Así pues, si estás buscando algo de información sobre la gestión emocional, y como aplicarla para aprender a quererte a ti mismo, has llegado al sitio adecuado. Vamos a contarte una serie de técnicas que te van a ayudar en esto.

¿Estás interesado en saber sobre la gestión emocional? ¡Pues continúa leyendo nuestro post!

¿En qué consiste y para qué sirve la gestión emocional?

cómo quererse a sí mismo

La gestión emocional es un paso en el conocimiento sobre tí mismo. Es importante que sepas reconocer las emociones que te invaden: analizarlas e intentar que no te paralicen, básicamente. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que sea positivo cancelar nuestros sentimientos y no hacerles caso, sino simplemente saber reconocerlos.

¿Te gustaría saber cuáles son los motivos por los cuáles aprender algo de gestión emocional puede ser útil para tí? ¡Vamos a verlos!:

Técnicas para desarrollar la gestión emocional

Ahora que sabes lo importante que puede ser aprender a gestionar tus instintos emocionales, sobre todo para conocerte y aprender a valorarte y quererte, vamos a contarte algo más. Siempre hay que tener en cuenta a los profesionales para ello: en YOAR, por ejemplo, tenemos los conocimientos imprescindibles para poder ayudarte en la gestión emocional, en el coaching, en la meditación y el mindfulness.

Pero si te interesa leer sobre el tema, vamos a contarte algunas técnicas que puedes practicar para aprender algo más sobre gestión emocional:

El análisis diario de tus emociones

Esconder las emociones que te provoca cualquier situación en la vida es algo que nunca debes hacer. Es importante analizar qué emociones estás viviendo, intentar buscarles una explicación y también un intento de solución.

Por ejemplo, es muy buena técnica para el desarrollo de la gestión emocional intentar todas las noches, en un momento de relax, analizar qué has experimentado a lo largo del día. Estuviste frustrado porque tenías una alta carga de trabajo, estuviste contento porque viste alguien a quien aprecias, estuviste preocupado porque vas a tener más gastos este mes.

Analizar de dónde viene la frustración, la alegría y la preocupación es fundamental. También intentar buscarle una solución para tu tranquilidad.

La diferenciación entre lo evitable y lo obligatorio

Todos tenemos preocupaciones, y como te hemos dicho en el punto anterior, es importante analizarlas, conocerlas e identificarlas. Eso sí… ¿Estás seguro de que todas las emociones que tienes son obligatorias y debes enfrentarlas? Si tienes angustia o enfado por algo que, por ejemplo, todavía no ha pasado y estás ya suponiendo, quizá deberías dejarlo atrás y centrarte en las emociones que sí tienen causas reales.

También es recomendable que evites ejercitar la gestión emocional en sentimientos que no tienen solución. Si te preocupa algo sobre lo que no puedes hacer nada al respecto, lo mejor es intentar asumirlo y dejar de darle tanta importancia.

Buscar vías de escape y de tranquilidad mental

Así como analizar tus emociones es fundamental para encontrar la paz y el amor hacia tí mismo, también lo es conocer la forma de dejar el análisis y descansar. Después de un rato dedicado al día a intentar encontrar tus emociones y buscarles un motivo, conviene dejarlas atrás y encontrar algo que te relaje.

¿Qué te recomendamos, por ejemplo? Un buen libro, una buena película, una conversación con amigos… Algo que te haga desconectar.

Aporta soluciones a tus emociones

gestión emocional

Como te decíamos, saber cuáles son las emociones que te está provocando alguna emoción de la vida, y no saber como resolverlas puede ser muy angustioso. De nada sirve analizar que estás sintiendo enfado, o angustia o nervios si no sabes cómo solucionarlo.

Es importante enfrentarnos a nosotros mismos para aprender a querernos… ¡Pero no hace falta ser demasiado exigentes! La gestión emocional sirve para encontrar la paz, y si no logras saber cómo puedes mantener en calma tus emociones, no servirá de nada.

Así pues, en ese momento cada día en el que analices qué has sentido, también debes de aprender a relativizar. También es una buena técnica plantear el peor de los escenarios que supondría ese problema que te está preocupando o enfando: así sabrás cómo enfrentarte a ello e intentar darte cuenta de que en todo se puede encontrar una buena solución.

La planificación del futuro más inmediato

¿Recuerdas esa técnica de gestión emocional en la que debías distinguir entre lo obligatorio y lo evitable? Pues en relación con esto llega el siguiente consejo: el futuro lejano es evitable. Todos sentimos angustia o preocupación por lo que pase dentro de mucho tiempo, pero pensar en ello solamente va a provocarte más ansiedad.

Por ello, es importante para estar en paz contigo mismo pensar solamente en el futuro inmediato. Así tendrás bajo control tus emociones, sabrás analizarlas y encontrar remedio, podrás empatizar contigo mismo y con los demás. Y, en definitiva, aprenderás a estar a gusto y tener mucho amor propio.

¿Qué te ha parecido toda esta información sobre la gestión emocional? ¡Esperamos haberte ayudado! Para cualquier duda, puedes escribirnos o buscar información sobre nuestros cursos siempre que lo necesites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.