3º PASO: MODO SER:

Calma y satisfacción

La meta del viaje es cumplir tu destino.

Tus sueños te estan esperando…

Solo tienes permitir que se hagan realidad.

Ama y medita. Medita y ama.
Que el amor y el silencio sean las alas que te sostengan en el viaje de la vida.

Este es el tercer y último trayecto que compartimos… por ahora.

Hoy nos adentramos en el territorio del ser.

Es el camino que te lleva a desprogramarte de tus viejas creencias y ser lo que quieras ser.

Ahora toca avanzar hacia tu nuevo destino. Cuando aprendes a usar tu atención y a vivir en el presente, cruzas la puerta que te lleva al campo energético donde todo es posible.

Comienzas a dejar el antiguo yo, abandonas las viejas pautas y empiezas a crear tu nuevo yo.

En esta tercera etapa te instalas en una nueva manera de mirarte a ti y al mundo que te rodea. Ya te miras desde dentro hacia fuera, sin temor a perderte. Es la alquimia del alma. Y su principal herramienta es vivir desde el ser. La mente lógica y causal que has utilizado hasta ahora se pone al servicio de la mente perceptiva, intuitiva y espiritual. Te das cuenta de que más allá de las palabras hay un lenguaje de silencio, de intuiciones, de emociones….de sincronicidades (señales del universo) que te dicen que estás en el camino correcto.

Para ayudarte a explorar ese nuevo territorio te invito a que indagues dentro de ti. Y que halles nuevas respuestas… Una tarea que te puede ayudar; es escribir una frase afirmativa y poderosa de ti mism@ que te acompañe durante un tiempo y que empiece por YO SOY… Recordarlo y decírtelo es sembrar una nueva manera de ser y estar.

Para redactarla te pueden ayudar estas preguntas:

Este ejercicio es un modo de entrar en tu mente inconsciente, de crear nuevas redes neuronales y de establecer un nuevo diálogo con tu yo esencial: lo que tú eres.

Y para que el modo ser se haga un espacio en tu vida, te invito a que vayas creando en tu día a día un espacio de escucha y de indagación.

Puedes comenzar con la MEDITACIÓN BREVE DE LA ATENCIÓN PLENA.

Todos necesitamos apretar el botón de pausa de vez en cuando. Tener tiempo para nosotros, disfrutar del momento presente, ganar en serenidad, disfrutar de todo lo que somos y lo que tenemos

Meditar no requiere sentarse durante un largo tiempo en una habitación silenciosa y no pensar en nada (esto último es casi imposible, porque la mente en blanco no existe). Puedes meditar a través de actos sencillos (tomando un café, mirando al cielo, o mientras paseas de un lugar a otro). Tomar consciencia del instante presente tiene efectos muy beneficiosos para nosotros. La atención es el rayo láser de la conciencia.

Te invito a que todos los días, practiques la siguiente técnica de atención plena.

Elige un paisaje o un objeto (un cuadro de la habitación, el cielo, una vela…) Siéntate unos instantes con los ojos cerrados y céntrate unos minutos en tu respiración para serenarte. Cuando lo hayas hecho, abres los ojos y desvías tu atención al objeto o paisaje que has decidido observar. Mira fijamente, pero sin tensiones, centrando toda tu atención, y dejándote sorprender como un niño que lo viera por primera vez.

Ahhh y después de este espacio-tiempo contigo mism@ recuerda repetir la frase que da forma a este nuevo camino que estás iniciando….

Yo soy……

Tus palabras, tus silencios ya van sembrando esos sueños-potenciales que estaban guardados en tu mente inconsciente.

A por ellos… siempre hacia adelante… mirando hacia el futuro, con la mirada en el horizonte….

¡¡ GRACIAS POR LEERME Y HASTA LA PRÓXIMA!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.